domingo, 14 de marzo de 2010

Las Mujeres Que No Queremos Llevar A La Cama


Los hombres coinciden en que hay mujeres que simplemente los espantan. Ellos les sacan el cuerpo, incluso, a relaciones que parecían buenísimas y huyen despavoridos porque se asustan. Pues bien, aquí va el tipo de mujeres que procuran no llevar a la cama.

Dicen ellos que evitan las segurísimas, a las que nada les falta y que todo lo saben, porque hacen que ellos se sientan desechables y que nada distinto a ellas les importa. Las perciben cíclicas y distantes.

Se alejan de las problemáticas, de las que no saben si pueden aceptar otra cita, de las que si las invitan a cine creen que es mejor ir a comer o no saben si hacerlo o no. En fin, de las que siempre tienen un rollo grande que enfrentar si dejan el perro solo por pasar una noche fuera de su casa.

También consideran despedidoras a las que deciden sin consultarlos: las que reservan mesa en un restaurante, compran boletas para una película o las que les terminan las frases que ellos empiezan y que imponen hasta el motel al que hay que ir.

Ni qué hablar de las mujeres que son solo dramas, que hacen de una discusión en el trabajo, de una factura sin pagar o de un dolor de cabeza tragedias insuperables que su pareja tiene que compartir con detalles, incluso cuando están sin ropa.

Al parecer, también apartan de las sábanas a las que solo hablan de dinero, de las maravillas que conocen y de todo lo que gastan, al igual que a las fanáticas del orden y la limpieza, que antes de besarlos quitan las pelusas de la cama y doblan la ropa interior.

Juran que las que se creen divinas y que aseguran que todos los hombres se quieren acostar con ellas los espantan, lo mismo que las que les ponen condiciones y describen de entrada al tipo de hombre que esperan. Los señores consideran capítulo aparte a las obsesivas, celosas y preguntonas.

Estas son una pomada antilujuria, que todo lo apaga.

Bueno, ojalá los caballeros reconocieran que, en últimas, somos nosotras las que decidimos acostarnos con ellos. Hasta luego.

ESPECIAL PARA EL TIEMPO

No hay comentarios:

Publicar un comentario